Bolas Chinas vs. Conos Vaginales

Hoy día están muy de moda las bolas chinas. Muchas pacientes y amigas me preguntan sobre su utilidad para fortalecer el suelo pélvico. Os voy a intentar aclarar la utilidad de las mismas y de otros objetos de uso similar para el suelo pélvico: los conos vaginales. Las bolas chinas o Ben Wan o bolas de geisha, son dos bolas de 3 a 4 centímetros unidas por un cordón o goma. Cada bola tiene en su interior una esfera más pesada que con el movimiento genera un efecto vibratorio.

BOLAS CHINAS

Ese efecto vibratorio genera en las paredes vaginales varios efectos como son: estimular el riego sanguíneo, tonificar las paredes de la vagina y en ocasiones aumentar la lubrificación vaginal. Con respecto a este último punto se relaciona su origen. Parece que su origen es más japonés que chino, en el antiguo Japón las mujeres las usaban para lubricar sus vaginas previamente a mantener relaciones sexuales y que así su pareja (generalmente hablamos de nobles o emperadores) no tuvieran que “perder el tiempo” en que ella estuviera excitada. El efecto sobre el tono y la vascularización de la vagina puede hacer que las sensaciones durante la penetración y el orgasmo sean más placenteras. Como he dicho el efecto vibratorio es lo que origina la tonificación vaginal que puede favorecer la prevención de los prolapsos de los órganos pélvicos (cistocele, rectocele, etc). El efecto sobre la musculatura del suelo pélvico no es tan efectivo como el de los conos. A menos que sea una vagina muy complaciente, es decir muy ancha y con muy poco tono, sobre todo en su tercio anterior, las bolas se van a sujetar solas, por lo que el efecto contracción del suelo pélvico no es efectivo. Se pueden llevar durante el día el tiempo que quieras, aunque hay que valorar si las toleras bien, si no te producen irritación y por supuesto manteniendo las normas de higiene con las mismas.

Los conos vaginales son un conjunto de pequeñas pesas de diferentes gramos en forma de cono. Se introducen en la vagina unos quince minutos al día, comenzando por el cono de menor peso.

En este caso si que hay que contraer los músculos del suelo pélvico para mantener el cono en la vagina. Según se va ganando fuerza se cambia a un cono de mayor peso.

CONOS VAGINALES

Lo que si es conveniente antes de utilizarlos es que contraigáis y relajéis los músculos adecuados. Una mala utilización de los conos puede hacer que tengáis problemas miccionales. Por eso es útil primero contactar con un profesional que os enseñe adecuadamente y luego realizarlos cuando queráis. Es también importante, como cualquier otro ejercicio, la constancia. Si no lo hacéis como rutina resultará ineficaz, aunque bien es verdad que se puede utilizar con mayor frecuencia si haces deporte, piensas en quedarte embarazada o has dado a luz.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *