Sexo Tántrico

Está muy de moda hablar del sexo tántrico sin saber realmente de lo que se habla. La mayoría lo relaciona con el orgasmo sin eyaculación en el varón, pero en realidad no sólo hay sexo tántrico per se, es algo más complejo denominado Tantra.

El Tantra o Tantrismo es una vía espiritual que no deshecha la parte mundana. Tiene una visión unitaria de la vida. Se puede conseguir la satisfacción en su amplio sentido, no sólo sexual, aquí en la tierra, no hay que recorrer un camino para llegar al cielo.

El movimiento que podemos llamar filosófico, el Tantra , es de origen hindú. Busca encontrar el éxtasis espiritual a través del despertar Kundalini, o fuerza vital, y su subida a través de los centros de energía o chakras. Es hedonista y ascética, es decir busca la sanación integral del ser humano en los aspectos físicos, mental, emocional y espiritual.

El Tantra considera la sexualidad como una energía primaria que está en todo y en nosotros mismos, en nuestro interior. Enseña como hacer circular la energía y tomar conciencia de ella durante el acto sexual.

Pero el Tantra no tiene por qué incluir prácticas sexuales, se puede incluso elegir dentro de este movimiento una vía ascética. Lo que sí evidencian los tántricas que eligen usar la sexualidad como fuente de energía para desarrollar su espíritu, es que esa relación sexual se magnifica.

En la sociedad occidental enseguida se ha visto este tema como fuente de negocio en torno al sexo. Proliferan centros de masaje tántrico de dudoso rigor formativo. Sólo se ve el aspecto morboso o pornográfico. Os pongo aquí un video de Guillermo Ferrara que resume bastante bien qué es el Tantra como estilo de vida.

El masaje tántrico tiene por objeto desbloquear tensiones y nudos emocionales, dinamiza y libera energía. Lo que lo hace tan morboso es que tanto en el Tantra como en los masajes tántricos se busca la relación entre lo masculino y lo femenino por lo que los hombre reciben masaje de una mujer y viceversa. Existen ejercicios que pueden practicarse entre personas del mismo sexo para aprender a ir más allá de la dualidad. El masaje tántrico es sensual, pero no sexual.

Los masajes se centran en zona lumbar (renal) y abdomen, se extienden por otras zonas y existen escuelas como la del famoso Osho Rajneesh que permite besos, succciones, masajes de senos, genitales y boca.  Estas últimas en otras escuelas lo incluyen sólo para realizar en la intimidad de la pareja.

Como dije al principio lo más conocido del Tantra son los temas de sexualidad: orgasmo sin eyaculación y amor a distancia.

En el caso del orgasmo sin eyaculación se consigue por medio de una focalización, sensibilización y reeducación de los músculos del suelo pélvico. Como ya explicamos en el post del Punto P la activación de esta zona puede magnificar el orgasmo. En este caso se busca la activación de la zona sin estimulación del pene, la mujer también toma conciencia de su suelo pélvico y eleva su energía  igual que los hombres por canal interno. Esto ayuda al hombre a retener la eyaculación.

El amor a distancia se consigue cuando al realizar determinados ejercicios se consigue percibir dentro de tu propio cuerpo la energía del otro miembro de la pareja.

Aparte de como decisión personal sobre un estilo de vida, el Tantra puede ser útil para determinados problemas como eyaculación precoz y algunos tipos de disfunción eréctil en el varón. En las mujeres puede ser útil en aquellas que tengan problemas de relación con los hombres, ciertos tipos de vaginismo o alteraciones del orgasmo. Pero vuelvo a repetir que es necesario una información profunda sobre el tipo de centro al que acudimos. No nos fiemos de cualquier centro que ofrezca masajes tántricos, porque no sólo no obtendremos lo que buscamos,  sino que podemos pasar un mal rato tratando de aclarar malentendidos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *