Menopausia y Sexualidad

mujer-triste

Más que hablar de menopausia debemos hablar de climaterio. El climaterio es el período en que la mujer comienza con una disminución en la producción de algunas de sus hormonas (estrógenos y progesterona sobre todo). Comienzan unos cambios fisiológicos a lo largo de esta etapa y puede iniciarse antes o después de la menopausia que es el cese total de la menstruación.

Hoy en día a las mujeres les preocupa el climaterio por esos síntomas que pueden aparecer. Sin embargo la calidad de vida que presentan la mayoría de ellas en la década de los 50 provoca, en especial la menopausia, una liberación con respecto a la actividad sexual y su vida social. Con respecto a la actividad sexual por que desaparece el miedo al embarazo no deseado pudiendo así mantener relaciones en cualquier momento y con respecto a la vida social se evita la inseguridad de que la menstruación aparezca en el momento menos oportuno.

Cuando la mujer entra en esta etapa de su vida puede encontrarse en dos tipos de situaciones: la que por lo hechos referidos anteriormente se siente más liberada en el plano sexual, con aumento de libido y la que siente que su cuerpo cambia negativamente, se ve menos deseada, piensa que es menos mujer. Las mujeres en el climaterio no deben considerar que han perdido o perderán su atractivo físico y por tanto abandonarse. Todo lo contrario, deben intentar seguir trabajando aquellas cosas con las que se sentían a gusto antes de entrar en esta etapa y aquellas que pueden gustar a su pareja o posibles parejas.

El mantenimiento de las relaciones sexuales es uno de los ejercicios más completos que existen, produce liberación de mediadores que elevan el estado de ánimo y la autoestima, es cardiosaludable, produce satisfacción personal y en la relación de pareja.

Para aquellas mujeres en que los cambios hormonales son grandes y provocan alteraciones anímicas, alteraciones en la lubrificación vaginal, estrés, falta de sueño, falta de deseo, existen distintas soluciones que pueden minimizar estas indeseables situaciones. Debe consultar con un experto cuales son las mas adecuadas en su caso. Con respecto a las que afectan a la esfera sexual tenemos:

Falta de lubrificación y sequedad vaginal: Pueden ser útiles distintos geles lubricantes vaginales en el momento de la relación sexual, pero también cremas de estrógenos o terapia hormonal en otros casos.

Falta de elasticidad en los músculos del suelo pélvico: La valoración de las estructuras musculares que sostienen el suelo pélvico y su repercusión a nivel vaginal como la presencia de cistocele, rectocele, incontinencia urinaria, etc, debe ser realizada por un especialista en suelo pélvico.

Atrofia de los labios mayores o hipertrofia de los menores: Se puede actuar sobre estas situaciones mediante actuaciones plásticas que pueden ser quirúrgicas, como el modelaje de los labios menores redundantes, o no quirúrgicas como el relleno con sustancias tipo hialurónico en labios mayores

Falta de deseo: Hay que realizar un estudio de los niveles hormonales para valorar si se trata de un déficit de alguna de ellas. También habrá que realizar un estudio desde el punto de vista psicológico a fin de evaluar la afectación emocional de todos estos cambios. Con estas valoraciones podremos saber si hay que actuar médica o psicológicamente o de ambas formas a la vez.

Otras medidas básicas no solo en el climaterio sino durante todo la vida para mantener un estado óptimo de salud son: evitar tabaco y exceso de alcohol, mantener alimentación sana y equilibrada evitando dietas drásticas y de tipo disociadas y por último realizar ejercicio con regularidad.

Por último para las que tenéis una pareja estable es aconsejable comentar los cambios que se están produciendo en vuestra sexualidad. No es necesario hacer una lista y soltarlo todo de golpe, pero si es aconsejable tratar de hablar sobre lo que os gusta o lo que no, las posiciones más adecuadas cuando mantienes relaciones, si necesitas más tiempo para conseguir excitarte o llegar al orgasmo, momentos en que estáis más relajadas u os sentís mejor para mantener relaciones, si preferís otras actividades sexuales como masajes o caricias en lugar de penetración, si necesitáis más o menos frecuencia en vustras relaciones, etc. Si no conseguís por vosotras mismos un punto de encuentro con vuestras parejas, un profesional os puede ayudar en estos temas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *