Neuromodulación de Raíces Sacras para problemas de la micción

La estimulación nerviosa de los nervios sacros es un tratamiento reversible para los pacientes con problemas de control de la micción y la defecación, tanto para aquellos que presentan incontinencia urinaria o de heces, como para aquellos que retienen orina o padecen estreñimiento crónico y en los que los tratamientos conservadores no han funcionado o no han sido tolerados. Los tratamientos conservadores incluyen terapias conductuales (modificaciones de la dieta, el biofeedback, reentrenamiento de la vejiga, ejercicios de los músculos pélvicos) y medicamentos.

La estimulación nerviosa puede tratar los síntomas de una vejiga hiperactiva, como son la necesidad urgente de orinar, el aumento de las veces que orina o incluso los escapes de orina unidos a esa sensación urgente de orinar.

Por el contrario, también en los casos de retención urinaria que no se deba a obstrucción, el dispositivo es útil. Serían los casos de pacientes que orinan muy lentamente, pasan mucho tiempo en el baño intentando vaciar su vejiga y se quedan con sensación de que no han vaciado bien.

La terapia de estimulación del nervio sacro utiliza un pequeño dispositivo, llamado neurotransmisor, que se implanta bajo la piel en el área superior del glúteo. El dispositivo envía suaves impulsos eléctricos a través de un conductor localizado cerca de un nervio situado en la parte baja de la espalda, el nervio sacro, que influye en la vejiga, el esfínter urinario y los músculos del suelo pélvico.

Una de las grandes ventajas de este procedimiento es que tiene una fase de prueba. En la primera fase se implanta el dispositivo de prueba, que durante unas semanas se activa. Si nota una mejoría del 50% o más en los síntomas que tenía previos al implante se pasaría a colocar el dispositivo de manera permanente. Otra de las ventajas es que ambas intervenciones se realizan de manera ambulatoria con anestesia local, la primera de ellas puede durar unos 40 minutos y la segunda unos 15 minutos. Los beneficios de la neuroestimulación de las raíces sacras pueden hacer desparecer los síntomas antes referidos (urgencia miccional, aumento de frecuencia de micción, incontinencia, retención urinaria), aunque en ocasiones la mejoría no es total, los pacientes están satisfechos porque ganan en calidad de vida, pueden hacer vida más normal sin estar pendientes de sus continuos viajes al cuarto de baño.

La terapia puede detenerse en cualquier momento sin secuelas para los nervios estimulados. La batería en el interior del neuroestimulador normalmente debe ser reemplazada cada 3 a 5 años, de esto nos avisa el propio dispositivo. Una limitación en este tipo de implantes es que el paciente no puede realizarse resonancias magnéticas.

La vida que puede llevar una vez han pasado unas 6 semanas es totalmente normal, puede hacer ejercicio, etc. Posiblemente seguirá revisiones cada 6 meses o anuales.

Mi experiencia con este tipo de dispositivos, el InterStim de Medtronic, es buena. Se debe seleccionar de una manera rigurosa que pacientes se pueden beneficiar de este tipo de tratamientos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *