Fertilidad Masculina

Publicado: octubre 5, 2023
Cara del urólogo Doctor Carlos Balmori
Dr. Balmori
Urólogo y Especialista en Medicina Sexual, Reproductiva, Regenerativa y Antienvejecimiento.

La fertilidad del hombre es un proceso complejo que implica múltiples factores, tanto fisiológicos como ambientales. A lo largo de la historia, la infertilidad masculina ha sido un tema poco estudiado y comprendido. Sin embargo, en las últimas décadas la ciencia ha avanzado enormemente en el conocimiento de la espermatogénesis y los mecanismos que la regulan. 

 Hoy en día sabemos que la calidad seminal de un hombre depende de múltiples procesos, que van desde la correcta descripción y migración testicular durante el desarrollo embrionario, hasta la adecuada maduración espermática en el epidídimo en la edad adulta. Cualquier alteración en estos delicados procesos puede comprometer la fertilidad masculina.  

 Afortunadamente, diversos avances médicos permiten tanto diagnosticar como tratar muchas de las causas de infertilidad o subfertilidad en el hombre. Un abordaje integral, que incluya estudios seminales completos, evaluación hormonal, pruebas genéticas y exploración urológica meticulosa, permite determinar el origen del problema en la mayoría de los casos. 

Telómeros y Envejecimiento Espermático 

Una línea de investigación prometedora sobre fertilidad masculina estudia la longitud de los telómeros espermáticos. Los telómeros son estructuras nucleoproteicas localizadas en los extremos de los cromosomas, cuya función es proteger la integridad del material genético. Con cada división celular, los telómeros se acortan gradualmente, por lo que su longitud se considera un marcador de envejecimiento biológico. 

 En diversos estudios se ha visto que los hombres de mayor edad tienden a tener telómeros espermáticos más largos. Esto se debe probablemente a un mecanismo compensatorio frente al envejecimiento. Sin embargo, algunos autores también han encontrado correlación entre telómeros cortos y disminución de la fertilidad masculina. Se necesitan más estudios para confirmar si la medición de la longitud de los telómeros espermáticos puede ser un biomarcador útil de la capacidad reproductiva del hombre. (El Dr. Carlos Balmori ha trabajado en su tesis doctoral sobre esta línea de trabajo) 

 

Oxidación y Fragmentación del ADN Espermático 

 Otra línea de investigación vinculada a fertilidad masculina se enfoca en el daño oxidativo del ADN espermático. Los radicales libres son moléculas altamente reactivas que se generan de manera natural durante los procesos celulares. Sin embargo, un exceso de radicales libres puede provocar fragmentación de las cadenas de ADN, comprometiendo la integridad del material genético.  

 Esta fragmentación del ADN espermático se ha correlacionado con disminución de la fertilidad masculina en numerosos estudios. El origen parece ser un desequilibrio entre las sustancias oxidantes y los mecanismos antioxidantes protectores. Entre los factores asociados a mayor estrés oxidativo destacan el tabaquismo, las infecciones genitales, la obesidad y la edad avanzada. 

Los antioxidantes podrían ayudar a prevenir este daño oxidativo, aunque su uso como suplemento para mejorar la fertilidad no está exento de controversia. Lo ideal es corregir en primer lugar los factores desencadenantes, con cambios en el estilo de vida y control de comorbilidades. 

Inflamación Silenciosa de los Conductos Seminales  

 La inflamación crónica, aunque sea leve o asintomática, puede comprometer también la fertilidad masculina. El síndrome de inflamación crónica del tracto genital masculino se caracteriza por una infiltración de células inmunes en tejidos como el epidídimo, conductos deferentes, vesículas seminales o próstata. 

 Esta "inflamación silenciosa" se ha correlacionado con parámetros seminales anormales, incluso en ausencia de síntomas. Su origen no está del todo claro, aunque se han propuesto factores como infecciones previas, estrés oxidativo o fenómenos de autoinmunidad. El diagnóstico requiere de estudios especializados como el análisis del semen tras masaje prostático o la biopsia testicular. El tratamiento se basa en antiinflamatorios, antibióticos o inmunomoduladores, según cada caso. 

Los estudios de la microbiota seminal nos pueden ayudar en el diagnóstico de estos procesos inflamatorios de las vías seminales. 

Disruptores Endocrinos y Salud Reproductiva 

 La exposición a disruptores endocrinos ambientales también puede afectar la fertilidad masculina. Los disruptores endocrinos son sustancias químicas capaces de alterar el equilibrio hormonal del organismo. Entre ellos se encuentran plásticos como el bisfenol A, pesticidas, detergentes, cosméticos, empaques de alimentos, etc. 

 Si bien los mecanismos específicos no están totalmente dilucidados, se cree que la exposición a estas sustancias durante etapas clave del desarrollo embrionario y la infancia puede comprometer la correcta maduración del sistema reproductor masculino. También podrían tener efectos negativos sobre la espermatogénesis en la edad adulta.  

 Se necesitan más estudios para confirmar estas hipótesis. Sin embargo, evitar en lo posible el contacto con disruptores endocrinos, sobre todo durante el embarazo y la lactancia, parece una medida prudente para proteger la salud reproductiva de las futuras generaciones. 

Prevención desde la Infancia 

 La fertilidad masculina futura se juega en gran medida durante la niñez y la adolescencia. Por ello, la prevención debe comenzar tempranamente. Patologías como la criptorquidia (testículos no descendidos) o el varicocele deben ser diagnosticadas y corregidas a tiempo en estas etapas de la vida.  

 El correcto descenso testicular antes de la pubertad es clave para asegurar una adecuada espermatogénesis en la adultez. Los testículos necesitan una temperatura ligeramente inferior al resto del cuerpo para cumplir su función. Cuando no descienden adecuadamente al escroto, quedan expuestos a sobrecalentamiento, con el consecuente daño a la función germinal. 

 Por su parte, el varicocele consiste en una dilatación anormal de las venas del plexo pampiniforme que rodean al testículo. Su prevalencia en adolescentes es de aproximadamente 15%. El varicocele altera la termorregulación testicular y tiene efectos hormonales y oxidativos que impactan negativamente la calidad espermática. Su corrección oportuna mediante cirugía microquirúrgica mejora significativamente el potencial reproductivo futuro. 

 Otros aspectos importantes para preservar la fertilidad desde etapas tempranas incluyen el control de infecciones genitourinarias, evitar traumatismos testiculares, prevenir enfermedades de transmisión sexual y llevar una alimentación saludable, rica en antioxidantes. 

Tratamiento del Factor Masculino  

 Cuando ya existe una alteración de la calidad seminal, medidas como cambios en el estilo de vida, control de comorbilidades o terapias antioxidantes pueden mejorar los parámetros seminales en algunos hombres. En otros casos, sin embargo, se requiere de tratamiento médico específico. 

 El manejo hormonal con gonadotropinas o anti estrógenos está indicado en alteraciones hipotálamo-hipofisarias que afectan la espermatogénesis. Cuando hay un bloqueo en la transportación espermática, la recanalización microquirúrgica de conductos obstruidos permite el paso de los espermatozoides. La extracción de espermatozoides de testículo o epidídimo mediante técnicas como MESA o TESE posibilita la concepción mediante inyección intracitoplasmática de espermatozoides.  

 En definitiva, el enfoque terapéutico debe ser personalizado, determinando la causa subyacente en cada hombre y corrigiéndola de manera específica. Un buen diagnóstico y seguimiento integral por urólogos especializados en fertilidad masculina optimiza las posibilidades de éxito. 

Tecnología Reproductiva como Complemento 

 Las técnicas de reproducción asistida como la FIV o la ICSI han revolucionado el panorama de la infertilidad masculina. Incluso en casos de alteraciones severas de la calidad seminal, hoy es posible lograr la concepción con sólo unos pocos espermatozoides viables.  

 Sin embargo, no hay que olvidar que estos tratamientos son la última opción, cuando no es posible restaurar la fertilidad de manera natural. Cuanto mejor sea la calidad espermática de base, mayores serán las tasas de éxito, menores los riesgos y más saludable la concepción lograda. 

 Por ello, lo ideal es optimizar al máximo la función reproductiva del hombre previo a acudir a las técnicas de reproducción asistida. Éstas no buscan reemplazar la fertilidad natural, sino complementarla cuando no queda más remedio. Pero sin perder de vista que un espermatozoide sano fecundando un óvulo sano sigue siendo la mejor manera de dar inicio a una nueva vida. 

OTRAS PREGUNTAS RELACIONADAS CON LA FERTILIDAD MASCULINA 

¿Cómo mejorar la fertilidad masculina? 

 Existen diversas medidas que pueden ayudar a mejorar los parámetros seminales y la fertilidad masculina, como: 

  • Llevar una alimentación saludable y equilibrada, rica en antioxidantes. Frutas, verduras, ácidos grasos omega-3 y vitamina C y E ayudan a proteger a los espermatozoides.
  • Evitar el sobrepeso y la obesidad, ejercitándose de forma regular. El exceso de grasa corporal altera los niveles hormonales.
  • Dejar de fumar y evitar el alcohol en exceso. El tabaco es tóxico para los espermatozoides y el alcohol afecta la producción de testosterona.
  • Controlar enfermedades como la diabetes mediante dieta y medicación. La glucosa en exceso daña los espermatozoides.
  • Tratar infecciones genitales a tiempo con antibióticos indicados por el urólogo.
  • Evitar fuentes excesivas de calor e irritantes como saunas, ropa ajustada o largas horas sentado.
  • Manejar adecuadamente el estrés con técnicas de relajación, ejercicio o apoyo psicológico si es necesario.
  • Tomar antioxidantes como vitamina C, E, zinc y selenio en dosis indicadas por el especialista.
  • Usar ropa interior transpirable como de algodón para mantener frescos los testículos.

¿Cómo aumentar la fertilidad masculina? 

Además de los consejos anteriores, existen opciones como: 

  •  Medicamentos que estimulan la producción de testosterona y espermatogénesis, como el citrato de clomifeno. 
  • Complementos nutricionales específicos para fertilidad masculina, con aminoácidos, vitaminas y minerales clave. 
  • Acudir a reproducción asistida en casos severos, el tratamiento puede ser la inyección intracitoplasmática de espermatozoides ICSI. 
  • Tratamientos de medicina regenerativa con plasma rico en plaquetas o células madre para mejorar la calidad ovocitaria.  
  • Recanalización de conductos seminales bloqueados mediante técnicas de microcirugía reconstructiva. 
  • Extracción de espermatozoides del testículo o epidídimo en casos de azoospermia obstructiva.  

Lo más importante es acudir a un urólogo especialista en fertilidad masculina para detectar la causa subyacente y ofrecer un tratamiento personalizado con las mejores posibilidades de éxito. 

¿Qué médico trata la fertilidad masculina? 

 El especialista encargado del estudio y tratamiento de la fertilidad masculina es el urólogo andrólogo, un urólogo que posee formación específica en medicina sexual y reproductiva. 

 El urólogo andrólogo realiza una historia clínica detallada y exploración física completa, que incluye tacto rectal y ecografía testicular. También solicita y analiza los estudios necesarios en cada caso, como espermogramas, perfiles hormonales y estudios genéticos. 

 Con todos estos datos, el urólogo andrólogo determina la causa de la patología reproductiva e indica el tratamiento más adecuado. Esto puede incluir cambios de estilo de vida, terapias médicas, técnicas quirúrgicas o reproducción asistida, según cada situación.  

 Idealmente, se debe buscar un urólogo andrólogo con amplia experiencia en fertilidad masculina, entrenado en centros de referencia nacionales o internacionales. También es positivo que colabore con centros de reproducción asistida, para ofrecer un abordaje integral cuando sea necesario. 

¿Cómo es la prueba de fertilidad masculina? 

 La principal prueba para evaluar la fertilidad masculina es el seminograma o espermograma. Consiste en el análisis microscópico de una muestra de semen, obtenida mediante masturbación tras 2-3 días de abstinencia sexual.  

 En el seminograma se analizan parámetros como: 

  • Recuento espermático: cantidad de espermatozoides por mililitro de semen. 
  • Motilidad: porcentaje de espermatozoides con movimiento. 
  • Morfología: porcentaje de espermatozoides con forma normal.  
  • Volumen seminal: cantidad de semen eyaculado. 
  • pH y viscosidad del semen.  
  • Aglutinación o anticuerpos anti espermatozoides. 

El análisis debe realizarse tras 15-30 minutos de obtención de la muestra y según los criterios estandarizados de la OMS. En algunos casos se recomiendan 2-3 seminogramas en el tiempo para confirmar resultados. 

 El coste del seminograma con estudios básicos está entre los 30-100€ aproximadamente. Algunos centros ofrecen seminogramas ampliados, con estudios avanzados como el test de fragmentación de ADN, por unos 150-250€. 

¿Cómo saber si soy estéril? 

 La esterilidad sería la imposibilidad de total de tener espermatozoides, la infertilidad sin embargo es un concepto que implica posibilidad de fertilidad aunque con dificultad por algún problema con la producción de espermatozoides.  

Por ello, no hay que alarmarse ante un solo seminograma alterado ni etiquetarse como "estéril". Debe reevaluarse la situación con un especialista antes de perder la esperanza. Muchas causas de infertilidad son tratables y permiten finalmente alcanzar la paternidad. 

¿Cuáles son las causas de infertilidad masculina? 

  • Varicocele: dilatación anormal de las venas del escroto que afecta la función testicular. 
  • Infecciones genitales como orquitis o prostatitis que obstruyen conductos seminales. 
  • Anomalías congénitas como criptorquidia no descendida o hipospadias.  
  • Traumatismos, torsión testicular, cirugías previas o radioterapia/quimioterapia que dañan los testículos. 
  • Causas genéticas como microdeleciones del cromosoma Y, mutaciones o síndromes hereditarios. 
  • Hipogonadismo hipogonadotrófico por déficit hormonal de testosterona y FSH/LH. 
  • Estrés oxidativo por edad avanzada, vida sedentaria, tabaco, alcohol u obesidad.  
  • Medicamentos como quimioterapia, finasteride o anabolizantes que afectan la espermatogénesis. 
  • Exposición a disruptores endocrinos ambientales como pesticidas o bisfenol A que alteran la calidad seminal. 
  • Eyaculación retrógrada donde el semen pasa a la vejiga en lugar de eyacularse. 
  • Obstrucciones en epidídimo, conductos deferentes o eyaculatorios que impiden la salida de semen. 

El diagnóstico de la causa exacta mediante historia clínica, exploración y pruebas permite ofrecer un tratamiento específico en muchos casos. 

¿Existe un test de fertilidad masculina de farmacia? 

 Actualmente no existen tests fiables de fertilidad masculina de venta en farmacias. Los únicos exámenes válidos son aquellos realizados en centros especializados bajo supervisión médica. 

 Algunos laboratorios ofrecen kits para realizar una aproximación al recuento espermático en casa. Sin embargo, no evalúan otros parámetros fundamentales como la movilidad, morfología, ni el entorno seminal. Tampoco garantizan unas condiciones óptimas de recolección y análisis de la muestra. 

Por ello, no se recomienda el uso de tests de fertilidad masculina de farmacia con fines diagnósticos, ya que pueden subestimar o sobreestimar la calidad seminal real de un hombre. Ante cualquier duda sobre fertilidad, lo adecuado es acudir a un urólogo especialista para una evaluación completa y fiable. 

¿Cuándo es más fértil el esperma de un hombre? 

 El esperma es más fértil tras 2-5 días de abstinencia sexual. Los espermatozoides necesitan aproximadamente 72 horas para madurar y alcanzar su máxima capacidad fecundante. Sin embargo, periodos de abstinencia mayores a 5 días pueden reducir levemente la calidad seminal. 

¿Qué se considera un seminograma normal?   

 Un hombre se considera fértil cuando tiene parámetros seminales normales en un espermograma: más de 15 millones de espermatozoides/ml con >32% de movilidad progresiva y >4% de morfología normal. Sin embargo, también influyen otros factores como la ausencia de infecciones o causas de infertilidad para valorar esa fertilidad. 

¿Qué hace más fértil a un hombre? 

 Factores que aumentan la fertilidad masculina: vida saludable sin sobrepeso, dieta equilibrada rica en antioxidantes, ejercicio regular, evitar tabaco/alcohol, controlar el estrés, tratar infecciones, suplementos específicos y corregir causas de infertilidad. 

¿Cuál es la edad límite para tener hijos? 

 No existe un límite biológico estricto, pero a partir de los 45-50 años disminuye la fertilidad en el hombre por mayor fragmentación del ADN espermático.   

¿Cuál es la edad máxima de un hombre para tener hijos? 

 No hay un máximo establecido, pero por encima de los 50-55 años se requiere evaluación para evitar problemas.  

¿Cómo hacer para que los espermatozoides lleguen al óvulo? 

 Depende de cada caso. Puede involucrar medicamentos para mejorar recuento y movilidad espermática, coito programado en días fértiles, recanalización de conductos obstruidos o técnicas de reproducción asistida para depositar los espermatozoides dentro del útero. El urólogo andrólogo aconsejará la mejor estrategia. 

icono médico

Solicite una Consulta

En uno de nuestros centros
consulta presencial
Abrir chat
1
Escanea el código
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte? Recuerda que este chat es para informarte de los tratamientos que te podemos ofrecer en nuestras consultas, pero en ningún caso servirá como chat de consulta médica.
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram